Matisyahu y los hijos de Israel

En una leyenda antigua, Dios habla a los hijos de Israel, diciéndoles, “Hijos míos, si aceptan la Torá y sus preceptos, les aseguro el más precioso de los regalos”.

“¿Y cuál sería ese precioso regalo?”, preguntaron los hijos.

“El mundo que vendrá”, fue la respuesta.

“Dinos cómo es el mundo que vendrá”, nuevamente inquirieron.

Y Dios respondió: “Ya les he dado el Shabbat (sábado). Es una prueba del mundo que vendrá”.

A través de la historia, el Shabbat ha sido parte central en la vida judía. Desde tiempos bíblicos hasta la fecha, éste ha sido observado como un día de descanso y rejuvenecimiento espiritual. Su esencia se expresa en el libro de Éxodo: “Recuerda el día sábado y manténgalo sano. Seis días laborar y harás todo tu trabajo, pero el séptimo día es del Señor, y no deberás trabajar… Dios descansó el séptimo día.”

¿Y qué es trabajar y qué es descansar? ¿Qué es trabajo y qué es placer?

Matisyahu no da conciertos los sábados. Su oficio es la palabra y la música y también es su goce. “Me han recomendado callarme en Shabbat para conservar mi voz. Ha habido momentos en los tours en donde hemos estado tocando toda la semana y la gente quiere hablar, pero es un momento para regresar a mí, guardar silencio y guardar un bajo perfil. Puedo participar con la gente, pero intento apartar un buen momento del día para caminar, ir a un parque y sólo estar en un lugar silencioso. En la música, el silencio también es importante. Hay que saber cuándo no tocar”.

Durante una entrevista en el Hilton de Phoenix, Arizona, Matisyahu es un joven de 27 años con barba espesa, sombrero negro, mirada apacible y discurso lleno de sabiduría. Con una sonrisa bendice el agua antes de tomarla. En el escenario, es un astuto raggamuffin que dispara preceptos del Viejo Testamento a la par de un rock rastafariano zionista. Podría ser un ardido pensado para un sketch de Los Simpson, poner a un judío ortodoxo a rapear. Y, sin embargo, quien nació con el nombre de Matthew Miller —y adoptó el seudónimo de Mateo, en hebreo, Matisyahu— es honesto y congruente. Llega un momento en sus conciertos que heredan lo mismo la psicodelia de los Grateful Dead o el shamanismo de Jim Morrison donde Matisyahu pareciera obtener también el legado de aquel Moisés que partiera las aguas del Mar Rojo para liberar a su gente. Sólo que aquí, el Éxodo es el de un público festivalero igualmente heterogéneo, desde hippies, rastas, trendsetters hasta hombres que portan su yarmulkes (solideo o kippá) en las cabeza hasta mujeres tradicionalistas del hazidim que cubren su cabello y usan falda hasta los tobillos.

“Antes de que fuera religioso, fumaba mariguana, salía a andar en patineta y hacía beatboxing-hiphop en mi habitación. Entonces encontraba muchos atractivos en el reggae que después supe, estaban basados en el judaísmo. La idea de Zion, la estrella de David, los Children of Israel, el Lion of Judah. En los libros de oración que leía de chico, se decía que Dios era nuestro rey, pero no me significaba mucho. Sin embargo, ver un video de Bob Marley ante su público, proclamando el nombre de quien ellos creen es su Dios en la tierra, era como escuchar el clamor de las trompetas. Si la palabra pronunciada con intención genera realidades al salir del cuerpo hacia el mundo, entonces aquello era llamar al cielo y regresar a él todo el júbilo de la vida. Ser judío es entregarse a todo momento. Es una rendición a Dios y a la creación. La música es la forma más alta de oración”.

A sacudirse el polvo y a levantarse. Así se traduce el álbum debut Matisyahu, Shake off the dust… Arise (2004). Y definitivamente hacía falta quitarle las polillas a la manera en que el judaísmo contacta a las nuevas generaciones: En una litografía promocional del reciente álbum Youth (2006), el músico nacido en Brooklyn aparece en una azotea contra el skyline de Manhattan bajo un enorme atardecer anaranjado, casi-bíblico; la azotea, con muros grafiteados, funciona como Muro de los Lamentos del siglo XXI, ante el que Matisyahu, vestido con pants Adidas negros y cubierto con un hoodie (chamarra con capuchón), sostiene un libro y aparentemente reza: “Mazel Tov” (“buena suerte” o “felicidades” en hebreo) ¿o en afán de Marley, debería ser “Mazel Tuff”? (el apodo de Bob era Tuff Tong).

Feliz Rosh Hashanah, Feliz año nuevo judío 5767, que comienza hoy sábado 23 de septiembre.

Would you like to comment?

Leave a Reply