¿El Nuevo Pavarotti? Ópera escuchada a cuatro manos.

En colaboración con Roy del Valle

Una persona en su laptop o computadora de escritorio ha encontrado el video llamado “Paul Potts” en YouTube, la omnipotente página de videos en Internet. Como ya es costumbre, el clip -cual virus mediático- se ha trasmitido por medio de mails, recomendaciones de Messenger, posteos en blogs o detecciones alarmantes en los medios masivos. El nuevo anfitrión acaba de contagiarse con el hallazgo y está a punto de esparcirlo en su oficina: “Vengan a ver esto”. Con la ilusión de poner a prueba su capacidad de maravillarse, algunos ociosos se congregan en torno al monitor. Se voltea el mismo, se sube el volumen y se amplia la ventana. Quien halló el video dice, “Es el nuevo Pavarotti”.

Es un video de Britain’s Got Talent, el programa de talentos escénicos del Reino Unido -derivado de American Idol- donde cualquier amateur que considere, tiene algo para mostrar, es incitado a probarse ante una terna de jueces encabezada por un implacable crítico, en este caso, Simon Cowell, flanqueado por otro colega de aspecto benévolo y la invariable juez guapa. El ganador se llevaría 100,000 libras esterlinas y actuaría en el ‘Royal Variety Performance’, frente a la familia real.

La escena muestra a un señor gordito -ya entrado en sus treinta quien espera nervioso tras bambalinas. Se llama Paul Potts y es convocado al escenario, donde explica a los jueces que trabaja como vendedor de celulares y está listo para interpretar un aria de Ópera. Si, Ópera, en un programa acostumbrado al ridículo y a las estrellitas pop wannabee. Ante los rostros incrédulos del panel y el público, comienza la pista de “Nessun Dorma” de Turandot…


Firme sobre la duela, el hombre sencillo deja caer los brazos, levanta el pecho y entona un canto que ya desde sus primeras notas enchina la piel y ablanda los rostros de los presentes: la narrativa de los encuadres y el montaje televisivo ayuda aún más a causar conmoción: en la pantalla, el rostro sencillo y esforzado de este hombre común con una voz improbable. El líder de los magistrados mira con sospecha, pero se rinde a liberar una sonrisa; su colega suspira y el tercero voltea hacia la audiencia, la cual se entrega al ponerse de pie y aplaudir en un acto de catarsis colectiva. Al terminar, Paul Potts se muestra exhausto y con rasgos de inseguridad. Humilde, escucha a los jueces, quienes por esta ocasión se han quedado sin aliento, atónitos, y simplemente aclaman su extraordinaria presentación. Del otro lado del recuadro de YouTube, la oficina queda estremecida por la historia de éxito de un comerciante, quien sublima su verdadero oficio cuando éste seguramente se encontraba sepultado por la rutina. Después del pequeño orgasmo mediático, el morbo se disipa; la voz de un burócrata que regresa a su cubículo capitula: “De vendedor de celulares, al nuevo Pavarotti”. Descubierto en Junio del 2007, para Julio, Paul Potts estrena un álbum, One Chance, en SonyBMG a escala global.

Uriel Waizel, Jefe de Contenidos Musicales de Ibero 90.9

Conozco a Paul Potts: me cae bien, lo vi, lo veo y lo seguiré viendo en tantos personajes de mi vida, su semblante regordete, su sonrisa tímida y sincera coquetean con mi simpatía. De repente me doy cuenta que “El Buen Paul” canta Ópera y tiene, lo que sea que se necesite para pararse frente a 1,000 personas y cantar un aria complicada. ¡Bravo Paul!, ¡Bravísimo Paul!, en verdad que bueno, mis más sinceras y acaloradas felicitaciones.

¿Pero que es Paul? ¿Un ídolo pop o un cantante de Ópera?

Ópera, es un conjunto de disciplinas que se unen para dar vida a una nueva. La Ópera no es una voz semi-educada grabada por SonyBMG, eso es un disco Pop con música de Ópera. Filippa Giordano, Sarah Brightman, Michael Bolton y hasta Celine Dion se han abanderado con el nombre de un arte que no practican: los consumidores nos estamos perdiendo de degustar un algo mucho mas intenso si ahí nos quedamos.

Dejando a un lado al “Buen Paul” y analizando al cantante, entonces; primero que nada, el joven Pavarotti es sin duda de lo mejor que este mundo ha escuchado. No, Paul Potts no tiene una gran voz como Pavarotti. Técnicamente le hace falta legatto y homogenizar más su registro, sus agudos están frágiles, tiembla mucho cuando canta y eso es reflejo de tensión corporal, afirmar su técnica con Lied, Melodie Francais, Arias de concierto de Mozart, mucho Donizetti, Bellini, Rossini, y aprenderse papeles completos le seria mas benéfico como cantante de Ópera, que cantar “Nessun Dorma” y hacer llorar a viejitas.

Importante, “Nessun Dorma”, no es lo único que canta el tenor en Turandot, hay tríos, duetos y ensambles muy pesados. “Nessun Dorma” por sí sólo es una galleta sopeada en leche a comparación de todo el papel del príncipe Calaf, que si lo cantara Paul así como está, terminaría en el hospital perdiendo la voz.

Una vez mas, Bravísimo al “Buen Paul” y al cantante de Ópera, bien, pero hace falta todavía mucho trabajo para ser comparado con Pavarotti. Mucho.

Roy Del Valle estudia un postrado en Ópera en el conservatorio de Nueva Inglaterra en Boston y es colaborador de Ibero 90.9

Would you like to comment?

Leave a Reply