Paul Banks en El Plaza Condesa

El tiempo se nos viene encima… Hace 10 años, una generación rockeaba a la sombra del 9/11 con el Turn on the Bright Lights en sus iPods. Una década más tarde, el atribulado vocalista de Interpol lanza su primer álbum solista –Banks–, firmado bajo su nombre propio: Paul Banks. Montado en un dilema shakespeariano, el ser o no ser se traduce en preguntarse ¿quién es Paul Banks, más allá de Interpol? O bien, ¿quién era Julian Plenti? El alias que utilizó en 2009 para su primer álbum lanzamiento aparte de la banda –Julian Plenti is… Skyscraper– sirvió para sacar canciones que tenía compuestas antes de unirse a la banda en Nueva York, allá por 1997: una vez purgada esa precuela, el músico se deshace de Julian Plenti, para ubicarse en el “yo” de un tiempo presente, durante el hiatus entre el cuarto y posible quinto disco de Interpol…

A sus 34 años, Paul observa su pasado adolescente, en busca de redefinir el cauce de su vida: basta checar el video para el sencillo “Young Again”. Sus seguidoras dicen que como los vinos, su maduración lo vuelve cada vez más atractivo y elegante sin perder los aires de tormento que colocaron a Interpol –por antonomasia– como la banda que cargó con los conflictos existenciales de la primera década del nuevo milenio. Los críticos, por el contrario, lo desprecian, ¿puede Paul Banks superar como solista lo hecho con Interpol?

Para el concierto de El Plaza está garantizado que el público chilango será benévolo con su alguna vez coterráneo –Paul vivió en el DF y estudió en el Americano–, ya saben que la hospitalidad, el compadrazgo y la nostalgia casi no se nos da por acá.

El verdadero “ser o no ser”, radicará realmente en saber si Paul regalará algunas versiones de Interpol, aún si viene bajo la austeridad de su acto como solista.

PaulBanks1

Would you like to comment?

Leave a Reply