The Stone Roses: La resurrección del Madchester.

Era 1989 y bajo los cielos de Manchester, amanecía el Verano del Amor. Con el Ecstasy (MDMA) recién introducido al mercado, los jóvenes dejaron atrás la noche solemne del post-punk y se dieron chance de revolcarse en el pasto, deseando haber sido hippies. Regresaban los cortes de bacinica, los suéteres holgados y una percepción esotérica del universo.

Nada mejor para bajar de una madrugada de acid-house desenfrenado, que recibir el amanecer petrificado en hashish con el vinyl 7 pulgadas de “Fool’s Gold” y sus 10 minutos de trance. La neo-psicodelia tomaba forma con la guitarra de John Squire, manchada de pintura à la Jackson Pollock; la dupla de Mani en el bajo y Reni en la batería, provocando líneas de grooves que hacían que Ian Brown se contoneara como si fuera un simio boquiabierto y con la mirada perdida: amanecía el sonido “Madchester”, sus bailes bufonescos y la generación de los Happy Mondays, Inspiral Carpets y The Charlatans.

La letanía siempre contará que existió una gran disco debut homónimo en 1989. Y que el cuarteto pasaría por una sequía de 5 años hasta que lanzaron su segundo-difícil-álbum, cargando a cuestas el desmedido éxito de su ópera prima. El supuestamente fallido Second Coming de los Stone Roses, marcó también su disolución en 1996… Y hasta ahí, toda la trivia que uno debe saber para comentar al oído del prójimo mientras se atestigua la milagrosa “primera venida” de los Stone Roses a México.

The Stone Roses

Canciones esencial:

  • “Fool’s Gold”
  • “I Wanna Be Adored”
  • “Waterfall”
  • “Love Spreads”
  • “Ten Storey Lovesong”

Would you like to comment?

Leave a Reply