Re: Polenta, Puchero y Pop; Juana Molina

“…El puchero son verduras hervidas (papas, batatas, coles diversas, zanahoria, zapallo) y verduras menores (Perejil, apio, ¿cebolla?) y carne. La carne que se usa es preferentemente de costilla (de vaca). Y lo mejor es el caracú. Un hueso grande cortado transversalmente con la medula adentro.
Sé que suena asqueroso. Me di cuenta mientras lo escribí. Pero es realmente
muy rico… ¿El jueves a las 3? (12 para vos) saludos. juana… “

En correos electrónicos previos a la entrevista telefónica con Juana Molina, ya se podían olfatear los aromas hogareños que rodean a su música.
Las líricas de sus canciones, ricas y ocurrentes como sopa de letras, impregnadas de esencia casera, invitaban por todos los medios a entrar flotando -cual gato de caricatura- por una de las ventanas de su finca bonaerense, para aterrizar en la cocina y conversar (de todo menos de música) a la par que Juana picara las berenjenas para la salsa ratatouille que acompañará a la polenta del almuerzo.

Es probable que en Londres, The Libertines estén dando su opinión acerca del uso frecuente de drogas y de cómo okupar ilegalmente un departamento. Por tanto, resultaría poco ortodoxo –dentro del estándar periodístico- hablar con un músico(a) acerca de comida, jardinería y de cómo des-bordar los logos de marcas de la ropa de su hija, la cual por cierto, es fan de los Gorillaz… pero antes que nada, fan de su mamá, quién secretamente hizo el doblaje de “Elastic Girl” para la versión austral de Los Increíbles.

Juana es reconocida en Argentina por haber sido actriz de un programa cómico de la TV. Pero su pensamiento, estilo y curiosidad creativa se salió del cajón, dándole un giro a su carrera al virar ahora hacia la música. Su discurso nos remite a elementos de la cotidianidad más despojada: perros del vecino que no dejan de ladrar “El Perro”, mantras micro-tonales que imitan el trino de un pájaro llamado “Bicho Feo” y las visitas incómodas a casa de una mamá adicta al shopping. Juana Molina puede hacer que una ronda infantil “Que llueva” suene a una Joan Baez producida por Brian Eno.

Y quizás Juana no se ha acercado al hombre de las “Estrategias Oblicuas”, pero se ha sabido rodear de otros gurús, como Gustavo Santaolalla en la producción de su debut Rara y Daniel Melero, para el alumbrado y limpieza de frecuencias en los tracks de su Segundo álbum editado en Domino, el mismo sello de Franz Ferdinand y Four Tet. Y de pronto, Juana ha tenido que salir de su refugio albiceleste para mostrar al mundo –en una minigira con David Byrne- las recetas secretas que hicieron que su tercer disco Tres Cosas, apareciera como por arte de magia en el sexto lugar de los mejores CDs del 2004 según el New York Times, sólo debajo de U2, Youssou N´Dour, Brian Wilson, Björk y Green Day.

El crítico Jon Pareles, quien elaboró la lista, describe al disco como “…un trabajo susurrante, la última invitación a adentrarse en las ensoñaciones de esta cantautora argentina. Construido a base de su voz mimosa, rasgueos de guitarra acústica, melodías con la simpleza de un arrullo y los arreglos de sintetizadores ondulantes y avejentados, los cuales llenan las canciones de misterio…”

…y preferimos no develar el sortilegio de Juana Molina y su música, mientras que la entrevista que finalmente se concertó, encontraría mejor lugar en la sección de gastronomía de este periódico. Eso si, guardamos la certeza de que la misma atención que Juana tiene para hacer un puchero, la usa para trabajar de noche –cual Remedios Varo- en el lienzo melífluo de sus audios naturalistas.

Would you like to comment?

Leave a Reply